Hoy, 6 de mayo, se celebra el Día Internacional sin dietas y me parece oportuno aclarar que SANAE no es anti-dieta, ni anti-gente que hace dietas, de hecho he tenido cientos de pacientes a los que he ayudado a seguir una «dieta» y a los que respeto y admiro profundamente por su capacidad de esfuerzo, de compromiso y responsabilidad para con su salud.

Lo que sí es SANAE, es anti esa opresiva «cultura de la dieta», que nos presiona para que vivamos desconectados de nosotros mismos, adoctrinándonos en la negación de las necesidades de nuestro cuerpo, imponiéndonos lo que la sociedad opina que es «correcto» y está «bien». La cultura de las Kcal, los gramos, los kilos, lo natural, lo sano o insano, los debo, no debo, tendría que, prohibido, en definitiva la cultura de las reglas alimentarias inflexibles.

¿Acaso alguien necesita que le ayuden a saber cuándo es hora de ir a orinar? ¿O de ponerse una chaqueta si hace frío?. De la misma manera, no deberíamos necesitar que nos enseñasen de qué, en cuánta cantidad y cuándo alimentarnos, qué es bueno o no lo es para mí.

Nacemos con la sabiduría innata de saberlo, el problema está en que perdemos esa sabiduría a lo largo de la vida, especialmente quienes, por alguna razón, han caído en las redes de dietas restrictivas, sin un «re-aprendizaje» de saber escuchar las necesidades del cuerpo, la mente y las emociones.

Sólo con este acompañamiento puede darse el verdadero viaje de vuelta a nuestro sabio interior, el que sabe cuidarse dando el alimento correcto a todas sus necesidades físicas, mentales y emocionales.

Y lo mejor de todo es que está comprobado científicamente: restringir la alimentación y hacer un esfuerzo haciendo más ejercicio temporalmente hace perder peso y mejora los marcadores de salud cardiovascular, pero no se debe tanto al adelgazamiento en sí como al cambio de hábitos que se ha producido durante el mismo.

Por otro lado, también se ha demostrado que estas mejoras conseguidas haciendo restricción dietética son temporales. Sin embargo, realizar cambios hacia hábitos saludables sin enfocarse en el peso, sino en los principios de la alimentación intuitiva, es más eficaz a largo plazo.

Perseguir una mejora en la salud desde el enfoque de salud en todas las tallas o HAES (sin perseguir un peso determinado) se asocia con mejoras estadística y clínicamente relevantes (Colesterol, TA,..), conductas saludables (elección de mejor calidad de alimentos, conducta alimentaria ordenada, ejercicio físico) y resultados psicosociales positivos (mayor automestima, mejor imagen corporal) y que un enfoque no centrado en el peso consigue estos logros con más éxito que con tratamiento de centrado en la pérdida de peso y sin las consecuencias negativas a él asociadas (hablamos de las consecuencias de salud derivadas del efecto yo-yo, visto en el 80% de las personas que siguen dietas restrictivas).

En SANAE apostamos por un enfoque que alienta conductas saludables y bienestar independientemente del tamaño de la persona.

https://www.diainternacionalde.com/ficha/dia-internacional-sin-dietas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *